lunes, 23 de mayo de 2011

Qué duro es ser modern@

Si es que no se puede ser modern@. Vas por la calle con un blazer fucsia sólo apto para miradas protegidas por cristales oscuros, con esos pitillos que parecen que hace años que deberían estar en la basura (pero son la leche y ellos no lo saben) o con un zurrón con estampado azteca (trend total, sinó que le pregunten a Raquel) y ves que la gente te mira cuanto menos, curiosamente.

Si es que hay que poner un orden a todo lo que absorbemos vía web-revista de moda, chic@s. No podemos parecer una colcha de patchwork... Pero si usar pequeños pedacitos de lo que vemos.

Por eso, este post va dedicado a la vecina del cuarto de nuestro edificio que siempre mira algo raro cuando paso por delante para pasear a Pancho


Elle Italia marzo de 2011

No quiero ni pensar en su cara si algún día me viese paseando a un churumbel... En fin, lo dicho... ¡qué duro es ser modern@!

Que tengáis una buena semana


1 comentario:

andy dijo...

Yo siempre pienso que el que nos mira demasiado y comenta siempre sobre nosotr@s es porque en el fondo nos envidia, ya sea que todavía somos jovenes y podemos usar casi lo que nos plazca o que nos animamos a ir, siempre, por más.
besos