lunes, 4 de abril de 2011

Cuando los abanicos ya no son suficientes

¡Qué bello arte el del lenguaje del abanicos! Aquello de hablarse de palco a palco de la ópera abanicándose rápidamente (te amo intensamente), pausadamente (soy una señora casada y me eres indiferente), dejándolo caer al suelo (te pertenezco) o cubriendose la cara con él abierto (sígueme cuando me vaya).

Dama con abanico de Gustav Klimt

Como no es sencillo tener un precioso abanico a mano durante todo el año (la mayoría en mi casa se encuentran en marcos, han sido restaurados por mi señora madre y por lo menos tienen un siglo de antigüedad, por lo tanto no están muy predispuestos al uso) y no nos engañemos señoras y señores, lo que tenemos más a mano actualmente es un iphone (o su succedáneo blackberry o similar, como veis soy del team iphone total).


Abanicarse con un iphone resulta cuanto menos curioso, así que ¿qué hacer cuando te cruzas por la calle a un individuo o individua que podría emular a una estatua griega de la perfección que emana? Sí, sí, eso que llamamos coloquialmente flechazo, arrebato o enajenación momentánea. Quieres comunicarte con esa persona pero no sabes cómo (asaltar a gente desconocida por la calle puede considerarse algo psicopático) y el intercambio de miradas ha sido tan intenso que ha fundido la farola más próxima. ¿Qué hacer? ¿Lanzarle tu iphone por la cabeza a falta de abanico para comunicarte sutilmente? Podrías acabar en comisaria…

Pues Eduardo Antoja, dire creativo de La Diferencia, barcelonés para más señas, ha tenido una genial idea para que no acabemos en comisaria acusados de acoso a desconocidos… Street Matching! O lo que es lo mismo, un banco en internet de flechazos. ¡Que viva la tecnología, el 2.0 y el iphone en general! Cuando tengas un flechazo callejero, ya puedes olvidarte del abanico, geolocalizarte con tu móvil (o desde una plataforma web) e introducir los datos de tu diós o diosa griega encontrado por una corriente acera. Con un poco de suerte él o ella habrán sufrido similar fusión de plomos a la tuya e ingresarán su flechazo on line.


Pantallazo de la web Street Matching

Es tan sencillo como abrirse un mail, y si tienes un flechazo recíproco, la conexión privada cual palco de ópera está asegurada. Mi querido consorte me conquistó a golpe de canapé, a falta de abanicos y iphone, pero hay que reconocer que este nuevo método tiene su reminiscencia romántica.

Atrás quedaron las desoladoras páginas de contactos con imágenes de perfil tomadas ante azulejos de lavabo, vuelve el romanticismo, el encuentro furtivo, las miradas… ¡Sólo cambiamos el abanico por el iphone!


4 comentarios:

Joan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edie Musetta dijo...

La idea está genial y es verdad que las nuevas tecnologías pueden y deben servir para hacernos la vida más fácil. Sobre todo cuando no tenemos tanto tiempo para salir a conocer gente entre semana.

Hoy mismo me registro!

:)

vivalablonda dijo...

Me ha encantado este post, esta buesnisimo! Y la imagen esta hermosa! q lindo escribes!

Un beso

Mary ♥ Mur dijo...

♥Love your blog♥